Un comerciante cañadense denuncia que el municipio clausuró su growshop "a partir de prejuicios" y sin justificación legal

Facundo Rubio, un comerciante de la ciudad, tuvo problemas para que la municipalidad habilitara su grow shop (o tienda de cultivo), un establecimiento dedicado al asesoramiento y venta de productos para el cultivo –generalmente de cannabis–, tales como  fertilizantes, medidores de pH, equipos de ventilación y también equipos para fumar. Rubio declaró que la tienda estaba a punto de ser habilitada cuando llegaron varios inspectores a tomar fotos de la mercadería, y que la jueza que formuló el acta de clausura confiesa en la misma "no estar segura de si la actividad es legal o ilegal”.

“Todos los productos que vendemos están totalmente regulados y hasta tenemos productos importados, con todo lo que demanda importar a la Argentina”, señaló Rubio en comunicación con Intermedios Radio. “Cuando la municipalidad vino de manera inusual nosotros le entregamos toda la información y documentación indicada, pero aun así decidieron clausurarnos sin fundamentos suficientes para hacerlo”, explicó.

“Me parece una decisión hecha en base a un prejuicio y al desconocimiento de que en toda la Argentina hay muchísimos grow shops habilitados, y basta con una investigación por internet para enterarse”, dijo el dueño del local. “Es una locura que una jueza, que creo que no está a la altura de su cargo, clausure nuestro emprendimiento sin pensar en las consecuencias que nos puede traer a nosotros y en el sentido común de la gente”, concluyó el joven comerciante.


Comentarios

Comentar artículo